ABCdario / LA SILLA 540

ABCdario / LA SILLA 540

154
0
Compartir

¡Qué tiempos aquellos!
* “Chingue a su madre el de la silla 540”

Estaba por concluir el 2001, Leonel Cota gobernaba está tierra con un poder avasallador; los cabecillas del “mercadismo” acaban de pasar una rigurosa “cuarentena” en el Cereso y algunos eran perseguidos por aire, mar y tierra por el “guerito de Santiago”, entre ellos Román Guadalupe Pozo Juárez, protagonista de esta anécdota. Román, como todo un vago, nunca se perdía una pelea (box) y Leonel, que tampoco canta mal las rancheras, se despojaba de su investidura como gobernador e iba a los encuentros boxísticos cada vez que se presentaba la oportunidad, acuerpado siempre por el “Pulga” Cota, su fiel amigo y entrenador de cabecera.
Un sábado –sábados de box– se anunció una gran pelea en el estadio Arturo C Nalh (no recuerdo los nombres de los peleadores) y ora es cuando; Román, con todo y la sangre caliente como el clásico de los Tigres del Norte; “/Yo quiero aventarme un tiro, con el negro, con el blanco y con el giro/en este corral yo mando; no se metan con lo mío/ no porque sean de palenque van a creer que yo me espanto de un bólido/; mi madre no era corriente y mi padre si era fino”, compró boletos en ring side para no perder detalles del encuentro y Leonel, como gobernador, también en ring side, en primera fila, a tres filas de Román y su palomilla; Guillermo Salgado, el Chikis Renero, el Tony Ortega y Gastón Castanier, pura palomilla brava.
Se llega la pelea estelar con el “Killiky” como referí; se anuncia el primer rounds que fue de reconocimiento; golpes volados y ganchos en el vacío; termina el primer rounds en un ambiente que comenzaba adquirir calor; se anuncia el segundo rounds y se para Román Pozo y grita a pecho abierto, “chingue a su madre el de la silla 540”; todo se vuelve silencio y unos y otros se voltean a ver; termina el segundo rounds y de nuevo Román se levanta de su asiento y grita más fuerte, “chingue a su madre el de la silla 540”, todo mundo se queda “pajareando”. Anuncian el tercer rounds y otra vez Román grita a pulmón abierto, “chingue a su madre el de la silla 540”; el “Pulga” Cota ya inquieto se levanta de su asiento y revisa el respaldo para ver en qué silla está sentado Leonel (curiosamente estaba sentado en la silla 54); Leonel inmediatamente se levanta y hace su salida “espichadito” de la pelea con el “pulga” Cota y dos o tres de sus colaboradores (lambiscones); en ring side todo es silencio; Guillermo Salgado y Gastón Castanier por curiosidad checan el número de la silla donde estaba sentado Román y es la silla 540 y sueltan la carcajada, “puta madre, que cabrón eres Román, corriste a Leonel”, a lo que Román les contesta con una tremenda tranquilidad; “yo no lo corrí, se fue solito”, jajajajaja.
En Leonel cupo la prudencia y mejor se retiró, consciente que aquello era un “tirito” directo de Román contra él; años más tarde, Román Pozo, Valentín Castro y un servidor, interpusimos una demanda en la PGJE contra el gobernador por ostentarse como licenciado sin tener título profesional; no obstante que ratificamos la demanda en dos ocasiones, jamás prosperó; el expediente quedo como un simple referente en la Procuraduría, no así para Leonel que se aplicó de lleno en el tema y se tituló en ese tiempo con todas las de la ley; después ocurrió otra anécdota más o menos parecida entre Román y Leonel, que me reservo los detalles.
Así es Román, cabrón, vago, siempre echado pa’ delante, un auténtico “jijodelachingada” que no se detiene para nada y por nada; anteayer lo salude en el homenaje que se le rindió a su papá, en el Escuela Superior de Educación Física, que reunió a la familia Pozo Juárez y amigos: Siempre he contado con su amistad, amistad que mucho me honra, desde hace mucho años y espero contar por muchos, muchos años más. Suerte mi querido mi Román, que el Señor te conserve muchos años más para seguir siendo merecedores de tus buenas vibras y de ese enorme corazón que tienes: Ánimo amigo, que la vida sigue y todos esperamos mucho más de ti. Salud.
Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios