ABCdario / CMD ¡COMISIÓN DE LAS CALIFORNIAS!

ABCdario / CMD ¡COMISIÓN DE LAS CALIFORNIAS!

128
0
Compartir

Al reunirse con Jerry Brown, gobernador de California, el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza, al referirse a la relación histórica y de hermandad entre las tres Californias, expuso: “Nos unen lazos grabados en la historia misma de nuestros pueblos, así como intensas relaciones comerciales que se cultivan todos los días”, planteando de esta forma la posibilidad de reinstalar la Comisión de las Californias, como un mecanismo para el seguimiento de la agenda común entre los estados integrantes de la región.
Antecedentes; en los últimos años del gobierno de Hugo Cervantes del Río se creó las Comisión de las Californias, como un instrumento de intercambio y de amistad en común acuerdo con los gobernadores de BC y de California, EEUU, la cual estuvo vigente hasta que el gobernador de California, Arnold Schwarsenegger la canceló; durante casi cincuenta años sirvió como un importantísimo instrumento de intercambio, hermandad y de relaciones comerciales entre las tres Californias que generó agendas con fructíferos encuentros e intensas relaciones comerciales entre las dos Californias mexicanas y la California estadounidense; gracias a la Comisión de las Californias y a la celebración de la primera competencia Off Road de las mil millas, BCS comenzó a conocerse allende de nuestras fronteras.
Buena parte de los cimientos de lo que hoy somos como estado difícilmente se explicarían sin la destacada contribución de la Comisión de las Californias, así como la esencia misma del folklore que nos identifica; desde el vistoso baile de la pitahaya, la damiana, el tequila con limón hasta las internacionalmente famosas margaritas; de hecho fue un duro golpe que el mediocre actor de Hollywood, Arnold Schwarsenegger, prescindiera de este importantísimo mecanismo de cooperación bilateral que durante muchos años sirvió como puente de comunicación y de relaciones comerciales entre las tres Californias.
Trescientos treinta años antes, la Corona española instruyó un mecanismo parecido para propagar la Fe Católica en la recién descubierta California; en 1967, Hugo Cervantes del Río, gobernador del entonces territorio de BCS; Raúl Díaz-Sánchez Martell, gobernador del estado de BC y Edmund Gerald Brown, de California EEUU, signaron el acuerdo para crear la Comisión de las Californias con el fin de ampliar las relaciones y el comercio entre las tres Californias. Y es, quizás, el Fondo Piadoso de las Californias que tuvo su origen, en 1697, en las donaciones voluntarias hechas por individuos y corporaciones religiosas en México miembros de la Compañía de Jesús, para posibilitarles propagar la Fe Católica en el área entonces conocida como California. Las primeras contribuciones al fondo fueron hechas por el conde de Miravalle, el marqués de Buenavista, Juan Caballero y Ocio, Pedro Gil de la Sierpe y el propio Virrey de Nueva España, Don Fernando de Alencastre Noroña y Silva y se colocaron en manos de los misioneros, los más activos de los cuales fueron Juan María de Salvatierra y Eusebio Francisco Kino. Al principio, el fondo tenía solo 37,000 pesos, que fue suficiente para fundar una misión en Loreto, uno de los antecedentes inmediatos de la Comisión de las Californias.
En la California jesuita, cuna de nuestra comunidad de sangre, la California nuestra, la California originaria, de donde partió la evangelización hacia el resto de las Californias, siempre ha inspirado este tipo de iniciativas que han impulsado, directa o indirectamente nuestro desarrollo. En lo personal veo con agrado y simpatía la iniciativa planteada por el gobernador Carlos Mendoza Davis, de explorar las posibilidades y la pertinencia de reinstalar la Comisión de las Californias en su reciente encuentro con Jerry Brown, gobernador de California. En los casi cincuenta años que estuvo vigente la Comisión de las Californias, se hermanaron infinidad de comunidades de BCS, BC y California que no solo fortalecieron los lazos de identidad y amistad, sino que se intensificaron las relaciones comerciales entre las tres Californias, que en no pocas ocasiones destensaron fuertes conflictos migratorios generados por decretos y enmiendas emitidas por el gobierno estadounidense.
Hoy que se presenta esa oportunidad histórica de revivir la Comisión de las Californias, vale la pena seguir replanteando tal iniciativa no solo para hermanar nuestra relación histórica de la que nos unen lazos de identidad y un origen común, sino para reforzar nuestras relaciones comerciales, consulares, turísticas, etc. Enhorabuena y bienvenida la iniciativa del gobernador Carlos Mendoza de revivir la Comisión de las Californias, después de diez años de haber sido cancelada por Arnold Schwarsenegger, en uno de sus habituales desplantes histriónicos como gobernador de California. ¡Qué tal!.
Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Deja un comentario