Inicio En La Pluma De Balconeando BALCONEANDO / “CONFORME A LA LEY”

BALCONEANDO / “CONFORME A LA LEY”

227
0

Hace un par de días atrás estuvo de visita en Baja California Sur el titular de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchino Alamán, y durante su estadía generó más dudas de las que ya de por si había con el asunto de la minera “Los Cardones”, pues dijo ante los medios de comunicación que se acercaron a entrevistarlo, que la solicitud de cambio de uso de suelo forestal que pidió la empresa propiedad de la familia Salinas Pliego, se resolverá conforme a la ley, dando entender que la inconformidad del 99.99 por ciento de la población sudcaliforniana es totalmente irrelevante para el Gobierno Federal.
Uno de los primeros en reaccionar ante tan desparpajada declaración, fue el presidente del Colegio de Posgraduados en Derecho y Ciencias Afines en la entidad, el jurisconsulto Arturo Rubio Ruiz, y a través de redes sociales le sorrajó –clarito y sin aspavientos- que desde este momento se le exige a este sujeto, -o sea, a Rafael Pachhino Alamán- que no se aparte ni un ápice del mandamiento legal, toda vez que la autorización de operaciones de la minera en la zona referida por “Los Cardones” en su solicitud, es contraria a la norma aplicable.
Si algo se le reconoce al letrado jurisperito es que todo lo fundamenta de acuerdo a los ordenamientos y preceptos legales existentes, y de ahí y con relación al “Cambio de Uso de Suelo Forestal” que está gestionando Desarrollo Zapal SA de CV ante la SEMARNAT es improcedente, pues el Reglamento de la Ley General del Equilibro Ecológico y Protección al Ambiente en Materia de Áreas Naturales Protegidas establece limitaciones expresas a las actividades que se pueden realizar en las Áreas Naturales Protegidas.
Lo anterior tiene una serie de términos legaloides, tal y como lo es Artículo 81 y que a la letra dice: “En las áreas naturales protegidas sólo se podrán realizar aprovechamientos de recursos naturales que generen beneficios a los pobladores que ahí habiten y que sean acordes con los esquemas de desarrollo sustentable, la declaratoria respectiva, su programa de manejo, los programas de ordenamiento ecológico, las normas oficiales mexicanas y demás disposiciones legales aplicables”.
Luego entonces, los aprovechamientos de los que se habla en ese articulado deberán llevarse a cabo para autoconsumo, o bien para desarrollo de actividades y proyectos de manejo y aprovechamiento sustentable de la vida silvestre, así como agrícolas, ganaderos, agroforestales, pesqueros, acuícolas o mineros siempre y cuando se mantenga la cobertura vegetal, estructura y composición de la masa forestal y la biodiversidad.
Además, está establecido que no se deberá afectar significativamente el equilibrio hidrológico del área o ecosistemas de relevancia para el área protegida o que constituyan el hábitat de las especies nativas; esto es, que no se debe autorizar el cambio de uso de suelo forestal en áreas naturales protegidas para actividades y proyectos mineros que alteren o modifiquen la cobertura vegetal, estructura y composición de la masa forestal.
Por ello está visto que la solicitud de “Cambio de Uso de Suelo Forestal” que pidió la empresa propiedad de la familia Salinas Pliego, si se resuelve conforme a la ley tal y como lo aseguró Rafael Pachhiano Alamán, no solo no le importa la inconformidad del 99.99 por ciento de la población sudcaliforniana, sino que además el asunto por ley ya lo tienen perdido, por lo que quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .

COMO EN BÓTICA…¿Por qué la Universidad Autónoma de Baja California Sur no ha fijado una postura institucional y científica sobre la pretensión atroz que pretende realizar la empresa minera tóxica denominada Los Cardones? Sobre todo cuando uno de sus promotores, un sujeto de nombre JORGE CARLOS DÍAZ CUERVO está involucrando públicamente a la Máxima Casa de Estudios Sudcaliforniana, esto al citar públicamente que mantiene pláticas con la institución para desarrollar una veintena de programas alternos a la actividad minera. . . Si con el asunto de su “raquítico” salario de 216 pesos mensuales a GUSTAVO RODOLFO CRUZ CHÁVEZ parece que le comieron la lengua los ratones, con esto de la minería tóxica entonces ya se lo devoró completamente el gato. . . ¡He dicho!