Inicio En La Pluma De ABCdario ABCdario / EL MAXIMATO

ABCdario / EL MAXIMATO

320
0

*El “maximato” de Maximino

Por lo que se ve levantó ámpula trastocar los intereses de quienes pretenden seguir viviendo y medrando al amparo del confort que dan las cuotas de los agremiados y los acuerdos en lo oscurito de “lideres” sedicentes y gandallas como “Gil Murillo” y Maximino Iglesias Caro; un Gil Murillo ya muy descobijado que también bajo el anonimato de este nombre se escuda una de las calamidades más grandes que ha tenido el Sindicato de Burócratas en La Paz, y por el otro lado un Maximino Iglesias Caro que ya ha optado por jubilarse al igual que “Gilito” sin renunciar a sus pretensiones de seguir manipulando e imponiendo dirigentes en el organismo sindical, de suerte que hoy por hoy, la unión copular y complicidades de estos personajes ha procreado o dado fruto en la persona de Mauricio Higuera que obedeciendo las instrucciones de estos mafiosos, ha iniciado una campaña para posicionarse en el ánimo de la burocracia con ofertas según él muy revolucionarias, ofreciendo el oro y el moro que luchará y de llegar se desangrará el alma por continuar con la lucha de que las plazas continúen siendo heredables, en un afán de creerse dirigente de facto ya está proponiendo a la base sindicalizada que someterá a votación a la empresa que se hará cargo del programa de lentes de aumento a bajo costo y de calidad para los agremiados, o sea, está poniéndose el abrigo antes de matar al oso, ofrece igualmente total transparencia y honestidad cuando llegue a ocupar la Secretaria General del Sindicato, ofertas que no causan mayor impacto ni motivan a los burócratas que están más ariscos y desconfiados ante promesas incumplidas de tanto oportunista que han desfilado por la representación sindical.
¿Cómo se atreve, desde las entrañas de Maximino y Fri…….perdón “Gil” Murillo, prometer honestidad cuando en su propia planilla hay gentes que no tienen como comprobar que no son sujetos de que se les extienda constancias de antecedentes no penales?. ¿Cómo permitir que una gavilla de sujetos tengan secuestrada la central sindical estatal?. ¿Cómo justificar que tras burda y descarada clonación sindical haya conformado una comisión electoral fuera de toda legalidad para organizar y realizar las elecciones de quienes se han prestado a participar a sabiendas que más tarde que temprano la autoridad judicial declarará nulas?. ¿Cómo permitir que a la fecha no haya un informe financiero de las aportaciones, cuotas y el subsidio que tiene el sindicato; ni el que se fue ni los que se han apropiado de la central sindical han presentado un informe financiero a detalle y todo porque tienen un verdadero cochinero contable y tratan de desviar la atención de los burócratas de todo el estado para que en los seccionales queden pura gente incondicional a sus intereses?; es evidente que tanto “Gil” Murillo como Maximino Iglesias Caro, tienen el más grande pecado que representante sindical pueda hacer en contra de sus representados; traicionar la confianza de éstos al pactar con la parte patronal al renunciar casi por decreto a presentar mediante el pliego petitorio aumentos de sueldo, claro nos referimos al famoso Artículo 32 de las Condiciones Generales de Trabajo, cosa que la gran mayoría de los sindicalizados desconocen, dado que fue la negociación que se llevó a cabo a espaldas de los trabajadores sindicalizados firmado el 18 de noviembre de 2014, quedando registrado con validez oficial en el Tribunal de Conciliación y Arbitraje para los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado y Municipios, lesionando gravemente el bolsillo de miles de trabajadores de todo el Estado; tal Artículo consagra que todos los trabajadores sindicalizados no negociaran en lo económico en futuras revisiones contractuales del sindicato con el poder ejecutivo, o sea, no se considerarán aspectos relacionados con el aumento al sueldo, sobresueldo, así como a cada uno de los bonos contemplados como prestación y fue firmado nada más y nada menos que por Maximino Iglesias Caro y Francisco Javier Osuna Frías (a) “Gil” Murillo, quienes suscribieron los “acuerdos” que obran en contra de la burocracia para posteriormente jubilar y desde luego existen.
¿Trabajadores que defienden los intereses de ambos como el candidato Mauricio Higuera que les vende la idea de que el incremento económico se está aplicando cada año en forma automática con el aumento al salario mínimo?, lo que algunos no sabe que esta pésima obra de carpa es un producto de la anti natura unión entre Francisco Javier Osuna Frías y Maximino Iglesias Caro, es que antes se negociaba con retroactividad al primero de julio de cada año y se lograba un aumento directo al salario como lo siguen haciendo los maestros, que aparte del aumento al salario mínimo general, logran mejores aumentos con su negociación de mayo de cada año, con este tipo de dirigentes como Maximino y Frías y ante la amenaza de tener también en la dirigencia del Seccional de La Paz a un colaborador fiel y leal como Mauricio Higuera se vislumbran negros nubarrones a los intereses superiores de los Burócratas. ¡Échense ese trompo a la uña!.
Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com