Inicio En La Pluma De Directo y al Grano DIRECTO Y AL GRANO / CALAVERITAS POLÍTICAS 2018

DIRECTO Y AL GRANO / CALAVERITAS POLÍTICAS 2018

64
0

CARLOS MENDOZA DAVIS

En Palacio pidió audiencia
llegó exigiendo justicia,
pero perdió la paciencia
y se convirtió en noticia.

Enojada lanzó una advertencia:
en próximas elecciones,
si no pagas piso, habrá una sentencia
y seguirán ejecuciones.

¡Mendoza fue lapidario!
no más sangre en las calles,
tampoco ningún sicario
en los poblados y valles.

No me lleves ni me cauces daños
en el face puso en su muro:
“me faltan todavía tres años
pa´ llegar el mejor futuro”.

Y la calaca dijo sonriente
te llevaré hasta el panteón,
entiendo tu preocupación
¡el mejor futuro queda pendiente!

ÁLVARO DE LA PEÑA ANGULO

No serás el elegido
sentenció la muerte a Alvarito,
gubernatura te habían prometido
me lo dijo un pajarito.

Si no soy gobernador
hazme diputado federal,
y de la República Senador
o Presidente del Tribunal.

No hubo ningún acuerdo
por eso va hacía el panteón,
desde el PAN Rochín en desacuerdo
le cerró paso en sucesión.

Va De la Peña a tierra santa
entre las flores una rosa de azafrán,
y en un árbol chaparro una manta:
yo cuidaré del changarro, tu amigo Esteban Beltrán.

ISIDRO JORDÁN MOYRÓN

A finanzas llegó la muerte
con disfraz de torero,
a llevarse al tesorero
no tuvo tanta suerte.

Quería flaca funeral
Isidro Jordán le hizo un trato,
Te hago buen depósito al rato
¡llévate al Cajero General!.

Le cumplió lo prometido:
con un cheque al portador,
de un millón, sólo uno
válido pa´l dos mil veintiuno
cuando sea gobernador.

VÍCTOR CASTRO COSÍO

En una consulta abierta
quiso dejar el Senado,
para volver al estado
y flaca le cerró la puerta.

Privilegió siempre el honor
en política estar,
con López Obrador.

Bajar el IVA no pudo
tampoco el gasolinazo,
usó chaleco blindado de escudo
en el merito espinazo.

¡Hubo votos a favor!
pa´l Senador aguerrido,
quería ser gobernador
no logró su cometido,

Fueron muchos al velorio
del maestro en promoción,
y pese a tanto golgorio
no hubo Cuarta Transformación.

RUBÉN MUÑOZ ALVAREZ

En tremenda encrucijada
de La Paz el alcalde,
casi todo fue en balde
con alcaldía embrujada.

Ya se acabó la campaña
ahora a buscar culpables,
o resultados palpables
pa´ desatar la maraña.

A la catrina pidió prestado
pa´ la luz y la nómina,
la desesperación lo domina
¡vive todo angustiado!.

Mejor haremos un trato
propuso la calavera:
ya no tendrás más pendiente
morirás en el exilio,
como otros presidentes
¡nadie acudió en su auxilio!.

OMAR ZAVALA AGUNDEZ

Al Ayuntamiento llegó la muerte
a Omar Zavala buscaba,
pensó sería el segundo hombre fuerte
pero éste no estaba.

No llegó a la Secretaría General
Rubén lo sepultó en la montaña,
y no asistió a su funeral
¡Ni porque le coordinó la campaña!

Y la huesuda en conmoción
con Víctor Castro lo dejo encargado,
en el Moreno panteón
¡como todo un delegado!

ARMIDA CASTRO GUZMÁN

De rojo llegó vestida
a Los Cabos gobernar,
una acción divertida
gubernatura soñar.

¡Soy mujer, no pendeja!
ya gané una elección,
estaré en la sucesión
si el de Morena me deja.

No cumplió expectativas
derrochó más que antecesor,
muchas fallas administrativas
le detectó el auditor.

Quedó en la fosa común
con la mirada pérdida,
nadie fue a darle despedida
dijo el enterrador, según.

MINERÍA TÓXICA

Quiso tener mucha suerte
llegó a Sierra de la Laguna,
y por razón alguna
encontró su propia muerte.

Disfrazada de verde loro
entre Cardones la mirada,
Salinas Pliego quería el oro
bebió agua contaminada.

Terminó en el panteón
sin flores ni lápida,
tuvo una muerte rápida
víctima de su ambición.

Era oro y uranio el botín
sin piedad ni compasión,
no le importó la traición
y no alcanzo a tomar biotiquín.

DANIEL DE LA ROSA ANAYA

De justicia procurador
quiso acabar la violencia,
generada por negligencia
bajo fuego fuego aterrador.

Limpió a la instrucción
de los malos elementos,
hubo peores momentos
se acabó simulación.

Ya todo estaba tranquilo
aún sicarios quedaban,
algunos pendían de un hilo
la muerte aún esperaban.

¡Pensaron que era puro teatro!
que lo habían llevado al panteón,
la muerte le puso un cuatro
y le dio un levantón.

En una fosa clandestina
sus restos bien esparcidos,
había otros en cada esquina
de cientos desaparecidos.

Hubo muchos dolientes
que justicia clamaban,
muchos casos pendientes
sin resolver reclamaban.

Deja un comentario